domingo, 14 de octubre de 2012

El Trabajo y la Salud......

En el ejercicio de la salud de los trabajadores es necesario partir de una visión integral de la salud y el trabajo, asimilando la idea que la salud de la población laboral se encuentra en íntima relación con las condiciones de trabajo y con las condiciones de vida de los distintos grupos laborales.

Al hablar de la salud de la población laboral y al intentar aprehenderla en su verdadera integridad, es imposible abstraer los otros momentos de la vida de los trabajadores que se encuentran por fuera del espacio laboral.
La forma cómo se alimente, descanse, se traslade al centro laboral, utilice el tiempo libre, la manera como se relacione con los demás miembros de la familia y las características del trabajo doméstico interactúan de distinta manera en los perfiles de morbimortalidad de la población laboral.

Igualmente, los problemas que surjan en el centro laboral continuarán incidiendo en el propio trabajador o impactarán de una u otra forma en los miembros de la familia luego de haber concluido la jornada de trabajo.

Las condiciones de trabajo peligrosas para la salud van a tener impactos diferentes en grupos laborales que dispongan de una alimentación adecuada en cantidad y calidad; de vivienda con las condiciones mínimas para el reposo, aseo y posibilidad de compartir de manera tranquila con los familiares; que cuenten con la posibilidad de hacer deporte y de compartir la recreación con la familia; que dispongan de transporte cómodo y garantizado; que recorran distancias cortas entre el lugar de vivienda y trabajo, en fin, que perciban salarios dignos para la vida de un ser humano.

a) Vivienda
Por lo contrario, si los trabajadores, al llegar a su casa y al momento de reposar deben compartir su cama entre tres o cuatro personas por la dificultad que los hijos dispongan de su propia habitación, la recuperación de la energía para el trabajo del siguiente día va a ser inadecuado.
Si en la vivienda no se dispone de una baño cómodo y de agua suficiente, no será posible eliminar alguna substancia tóxica que se encuentre en la piel del trabajador, con el agravante que la ropa impregnada de plaguicidas o de fibras de asbesto, por ejemplo, puede afectar a los demás miembros de la familia.

b) Alimentación
El organismo de una persona mal nutrida, con poca ingesta de proteínas y vitaminas tiene menor posibilidad que sus órganos resistan a los impactos de las malas condiciones de trabajo. El hígado no podrá cumplir con su función biotransformadora de los tóxicos de la misma manera que lo haría una persona bien nutrida.
A más de las repercusiones en la fisiología, la alimentación inadecuada influye en el mismo rendimiento del trabajador. "Si la aportación de calorías es insuficiente para compensar el gasto de energía exigido por una tarea, la duración posible del trabajo que puede efectuar un individuo se reducirá proporcionalmente; por ejemplo, una alimentación que aporta sólo 2000 calorías al día permite un trabajo físico de únicamente 4.5 horas si se trata de un trabajo normal en una industria ligera, o de 2 horas si se trata de trabajos agrícolas, forestales o de manipulación de carga".

c) Tiempo libre
El uso adecuado del tiempo libre es cada vez más precario, la recreación, el deporte, la oportunidad de compartir con los demás miembros de la comunidad son menos frecuentes. Al ser así, es menor la posibilidad de recuperar la energía y la estabilidad emocional deteriorada en el centro laboral.
Una manera de contrarrestar los efectos negativos del sedentarismo e hipoquinesia, característica de algunos trabajos, es la realización de gimnasia o deporte de manera sistemática. Dentro de los principios de la prevención, en algunos centros laborales se han implementado programas regulares de gimnasia y recreación.


d) Transporte
De igual manera, en el transporte desde la vivienda hasta el lugar de trabajo, el tiempo que se utilice en el mismo va a influir en el estado de salud de los trabajadores. No es lo mismo trasladarse al trabajo de manera cómoda en 10 o 15 minutos que en condiciones precarias durante 3 o 4 horas.

e) Relaciones familiares
Cuando los trabajadores y trabajadoras se encuentran en su centro laboral no pueden despojarse de las particularidades de la vida en el hogar y de las relaciones familiares. Cuando la madre debe dejar a sus hijos pequeños solos en la casa, la intranquilidad y sufrimiento van a interactuar de manera importante con las condiciones de trabajo que igualmente causan impacto en la esfera mental. De otro lado, varios procesos peligrosos a los que se encuentran expuestos los trabajadores, relaciones tensas entre compañeros, formas de supervisión rígida, pueden ocasionar irritabilidad, cambios del carácter, intranquilidad que repercutirán de una u otra manera en las relaciones con los familiares.

Otras instancias de la vida social

Existen otras instancias de la sociedad que influyen de una u otra manera en las condiciones de trabajo y salud de amplios grupos laborales.

a) Políticas en salud y seguridad de los trabajadores
Una de las instancias importantes se refiere a las políticas de salud y seguridad de los trabajadores que existen en el Estado o en las instituciones, a los recursos humanos y económicos y materiales, a los planes y programas en este campo. Se ha visto, por ejemplo, que en los centros laborales o en las instituciones relacionadas con la salud no ubican entre sus prioridades a los programas de salud de los trabajadores. Inclusive los mismos trabajadores no ven como un área importante a las acciones de prevención y promoción en los centros de trabajo.

b) Organización
Las posibilidades de planificar y ejecutar programas de salud de los trabajadores son diferentes si se cuenta o no con organizaciones de trabajadores o empleadores. Cuando un sindicato, comité de empresa o cualquier tipo de asociación laboral se involucra en distintas actividades de salud de los trabajadores es más probable que se lleven a cabo, que si surge de la inquietud o anhelo de un solo trabajador. Igualmente, a través de las cámaras de industriales o de otras formas de asociación de los empleadores es factible organizar estudios, investigaciones e intervenciones sustentables en los centros de trabajo.

c) Conciencia
En las características de la salud de los trabajadores incide la actitud de los grupos laborales. Cuando existe una conciencia colectiva, preocupación por el bienestar de sí mismo y de sus compañeros se puede encontrar una mayor facilidad de que cambien las condiciones de trabajo. De lo contrario, hasta los  programas de capacitación pueden encontrar serios obstáculos.

d) Género
La inserción de la mujer a la actividad laboral remunerada ha ocasionado circunstancias especiales en la salud de las trabajadoras. El impacto de algunos procesos peligrosos para la salud (substancias químicas, radiaciones) no es igual en los hombres que en las mujeres.
Las características biológicas de las mujeres les ubican en una condición de riesgo diferente. A más de las particularidades biológicas, existen expresiones sociales y culturales que marcan una diferenciación en los géneros.
Varias expresiones de segregación influyen en la salud de las mujeres trabajadoras. Para trabajos similares se encuentran salarios menores para las mujeres.
La posibilidad que una mujer ocupe cargos directivos es mucho menor, a pesar de haber una demostrada capacidad intelectual. El acoso sexual es otra manifestación que con frecuencia se encuentra en los grupos laborales, ocasionando condiciones de angustia y sufrimiento.

e) Las características individuales
Por último y en el plano de la individualidad, no se puede dejar de considerar las particularidades órganofuncionales, psíquicas, emocionales y afectivas de cada trabajador; sus necesidades sentidas y sus motivaciones.
Condiciones de trabajo similares inciden de manera diferente en trabajadores de una misma rama y de un mismo puesto de trabajo. Positivas que se las debe tomar en cuenta para su promoción.

El no trabajo y la salud

Como se ha visto, el trabajo en su más amplia acepción puede originar múltiples problemas de salud o ser potencializador de las capacidades y del bienestar del ser humano. Bajo esta última consideración, el "no trabajo", expresado en desempleo y subempleo también impacta en la salud humana.

Cuando las personas han perdido su trabajo o no encuentran una fuente de trabajo surgen una variedad de manifestaciones que afectan a la propia persona la familia y al resto de la sociedad.

Surgen manifestaciones de angustia, irritabilidad, agresividad, subestima, frustración, apatía e inclusive manifestaciones neuróticas graves.

Se deterioran las relaciones familiares. Si es jefe de hogar (hombre o mujer), las relaciones con la pareja y con los hijos se tornan tirantes, disminuye la comunicación, aumentan los conflictos, se potencializan las agresiones.

A más de estas manifestaciones de la conducta, de la personalidad y de las relaciones interpersonales, cuando falta el trabajo escasean muchas cosas. La alimentación se deteriora. El vestido, la recreación y el cuidado de la salud ocupan las últimas prioridades, complicando la supervivencia de todos y el surgimiento de nuevos problemas de salud.


Cuando el desempleo y subempleo va en aumento, es terreno propicio para el despunte de la delincuencia, con todas las repercusiones en el individuo y en la sociedad.


Oscar Betancourt

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada